La popularidad en Twitter del presidente Juan Orlando Hernández era similar a la de los grupos del “K-pop” o pop surcoreano, según publica la Universidad de Stanford en un reciente estudio sobre las cuentas falsas. Tenía tantos millones de fans que sobrepasaba a los Armys (Club de “fandom” o admiradores) de Jin, Suga, J-Hope, RM, Jimin, V y Jungkook, los integrantes de BTS, el  grupo musical del momento. Las cuentas le fueron canceladas al irregular gobierno hondureño. La investigación revela nombres de periodistas y medios relacionados con el régimen.

Tegucigalpa, Honduras I Reporteros de Investigación. Más de 3,000 cuentas, según la mundialmente prestigiosa Universidad de Stanford, retiradas por Twitter son el saldo vergonzoso de las actividades de distraer, desinformar, desprestigiar y desmoralizar que la administración de Juan Orlando Hernández ha emprendido con saña particular en los últimos cuatro años en contra de la ciudadanía de Honduras.

Esos miles de cuentas removidas de las redes sociales son solo la punta del iceberg de las acciones de tergiversación para las cuales el gobierno ha contratado a consultores como el venezolano J.J. Rendón y su delfín, el especialista colombiano en redes sociales Luis Duque, quien desde 2017 tomó el relevo de Hilda Hernández tras la muerte de esta en un accidente de aviación cuando se hallaba al frente de las comunicaciones del gobierno de su hermano Juan Orlando.

Las cuentas removidas por la red social incluyen nombres de personajes (llamados “creadores de contenido” por la Stanford) y de instituciones conocidas en la sociedad hondureña, como Chano Rivera, Televisión Nacional de Honduras (TNH) y el Instituto de la Propiedad (IP).

En su estudio “#VivaJOH o #FueraJOH”, la universidad estadounidense hace un análisis a profundidad de la actividad en redes sociales, como Twitter, que el gobierno de Honduras ha estado llevando a cabo mediante la compra de cuentas falsas, entre otras acciones para impulsar la imagen del presidente Juan Orlando Hernández como una manera de influir en la opinión pública a favor de su administración.

“El retiro en Honduras consta de 3,104 cuentas y 1,165,019 tuits”, señala el estudio. “553,211 tuits eran originales y 611,808 eran retuits”. Dos tercios de las cuentas, o sea más de 2,000, fueron creadas en el “último año”, añade.

BAJE: Aquí la investigación completa de Stanford

Algo que llama mucho la atención es que la cantidad de tuits publicados por las cuentas removidas alcanzó “picos que coincidieron con varios eventos en Honduras, incluyendo el inicio de la oferta de reelección del presidente [Juan Orlando Hernández] en 2015”, según la Universidad de Stanford. 

 

Cuentas activas de Facebook, Twitter e Instagram para TNH a partir del 1 de abril de 2020

Sucesos como el anuncio de la inminente reelección, que en efecto tuvo lugar en 2017 a pesar de protestas multitudinarias, requieren de parte del gobierno una mayor inyección de propaganda que ayude a “subir el perfil” del gobernante. Para lograr ese fin, hasta decenas de miles de los mensajes retirados por Twitter se enfocaban en “el progreso o el avance de Honduras”, según el estudio de la Universidad de Stanford.

Narconovelas y fútbol. Era de esperar que dos de las actividades predilectas de los hondureños recibieran mucha atención en las cuentas y en los tuits removidos. Una de las cuentas retiradas con mayor número de seguidores era las de TNH con más de 40 mil, mientras que el torneo de fútbol Copa Presidente alcanzó más de siete mil, y una cuenta de Radio Nacional de Honduras llegó a tener más de dos mil seguidores.

VEA: Empresa de Israel, una fábrica de noticias falsas en Honduras

Entretanto, la propia cuenta de JOH fue mencionada en más de 400 mil tuits del total de los datos analizados por el estudio de Stanford.

La actividad febril de esos miles de cuentas removidas por Twitter da una idea apenas aproximada de las sumas millonarias que el gobierno actual gasta en propaganda en un intento de modificar la percepción nacional sobre la gestión presidencial de Juan Orlando Hernández. Sin embargo, en Honduras, con la ley de secretos oficiales no conocemos el total de gastos en comunicación y publicidad realizados por el régimen de JOH.

“Las cuentas creadas en el último año parecen en gran medida automatizadas”, dice el estudio. “Su actividad se centró en la retransmisión en Twitter de Juan Orlando”.

LEA: A la cárcel podrían ir quienes divulguen noticias falsas

 

Cuentas creadas por día del 21 de noviembre de 2008 al 3 de enero de 2020. Gráfico: Universidad de Stanford

Un gráfico de red de retuits de todas las cuentas en el conjunto de datos creado después del 1 de enero de 2019. El grupo púrpura a la derecha rodea la cuenta del presidente Hernández. Gráfico: Universidad de Stanford

Ejército de “bots” de JOH similar a los fans de la K-pop

Aunque a usted le parezca absurdo, el ejército de seguidores o “bots” del presidente Juan Orlando Hernández en Twitter solo se puede comparar con los millones de fans que siguen las redes sociales de los ídolos de la K-pop como el grupo BTS.

 Los amantes de la K-pop (música popular de Corea del Sur) lideran a diario las redes sociales como Twitter, Instagram, Facebook o TikTok no solo en Asia, sino también en Europa y América. Los millones de seguidores de bandas como BTS y Blackpink se aseguran de que sus ídolos favoritos sean tendencia, encabecen las listas de éxitos musicales y la venta de entradas para conciertos. Para hacerse una idea del arrastre popular de estas bandas musicales, el K-pop es el género musical sobre el que más se tuitea a nivel mundial, con más de 6,100 millones de tuits en 2019, un aumento del 15% en comparación con el año anterior, según una vocera de Twitter en entrevista para el New York Times. BTS es el artista sobre el que más se ha tuiteado en los últimos tres años, agrega la empresa.

El más de un millón de mensajes retirados por Twitter revela, según la Universidad de Stanford, “un panorama confuso de redes sociales”, en el que casi todas las cuentas “parecen vincularse directamente o amplificar los mensajes del presidente”, aunque ciertos grupos de tuits y retuits removidos muestran un comportamiento extraño, ya que replican contenido relacionado con las bandas de K-pop. Lo primero que llama la atención en este punto es la repentina popularidad del presidente de Honduras, al punto de compartir con los grupos juveniles surcoreanos los primeros lugares de preferencia en redes sociales en Honduras, según el conjunto de datos de las 3,104 cuentas removidas por Twitter y analizadas por Stanford.

Parece imposible que JOH sea un “trending topic” en redes o que su popularidad opaque a la de los artistas de moda, como las bandas de pop asiático, pero es precisamente lo que sucede, según el grupo de tuits y retuits estudiados.

De hecho, el presidente hondureño ni siquiera parece gozar de la buena opinión de la mayoría de sus nueve millones de conciudadanos, al grado de que cuando anunció en cadena nacional que se había contagiado de COVID-19, los memes burlándose de su supuesta enfermedad tardaron apenas unos segundos en inundar las redes, lo cual hace más improbable todavía que la aceptación de Juan Orlando en el ciberespacio se acerque a la de los ídolos juveniles del momento.

Sin embargo, en Honduras suceden cosas extrañas e inesperadas que en otros países serían ridículas e inaceptables. Con razón dicen que en nuestro país el corcho se hunde y el plomo flota.

BTS
Armys en Honduras.

Gráfico de todos los retuits del conjunto de datos analizado por Stanford. El grupo de color morado amplifica la cuenta del presidente JOH. El de color verdiazul se enfoca en la oficina de comunicación presidencial (@comunicagobhn). El grupo verde es principalmente de activistas. El azul se centra en cuentas y páginas de seguidores de bandas musicales K-Pop. Gráfico: Universidad de Stanford

 Antecedentes

En mayo del 2019, Facebook vetó a la empresa israelí Archimedes Group, que prometía “cambiar la realidad con los deseos del cliente” y ganar “campañas alrededor del mundo. La red social vetó a la empresa y sus subsidiarias por “violar repetidamente la política de tergiversación, entre otras, y viralizar comportamientos ficticios”.

“Estas cuentas se representaron a sí mismas como locales, incluyendo organizaciones de noticias, y publicaron supuesta información filtrada sobre políticos”, escribió en un post Nathaniel Gleicher, jefe de políticas sobre ciberseguridad de Facebook.

Todas estas cuentas sumaban alrededor de 2.8 millones de usuarios y Facebook estima que US$ 812,000 fueron inyectados en publicaciones que aparecieron entre 2012 y 2019.

En Honduras, a muchas de las cuentas tuvo acceso el Digital Forensic Research Lab (DFRLab), una organización de analistas e investigadores de fake news. Y todo indica que Archimedes Group puso toda su artillería al servicio de la desinformación en Honduras, por ejemplo, con la creación de portales de noticias falsos.

En el caso de Twitter, informó en abril de 2020 que eliminó varias cuentas falsas que accedían de una misma dirección y que retuiteaban a JOH. “Eliminamos 3,104 cuentas cuando quedó claro que un miembro del personal creó las cuentas falsas en nombre del gobierno”, explicó el servicio @TwitterSafety en una serie de mensajes.

Sin mencionar nombres, la empresa también especificó que “muchas cuentas no auténticas estaban accediendo a Twitter desde un solo rango de IP en Honduras y retuiteando en gran medida la cuenta del presidente”.

La notificación oficial de Twitter

Cárcel y mentiras

En este nueva entrega de “La fábrica de noticias falsas en Honduras” mostramos cómo las “campañas sucias” a través de desinformaciones enviadas en cadenas, noticias, videos, memes y gifs circulan contra los opositores del presidente de Juan Orlando Hernández. Ni el propio Mauricio Oliva, presidente del Congreso Nacional, se salva de los ataques

 

 

 

¿bUSCA ALGO?

COLOQUE EL NOMBRE DEL ARTÍCULO

REPORTEROS DE INVESTIGACIÓN

Twitter Facebook Pinterest WhatsApp