Mentiras que usted ayuda a viralizar

Ante los cierres masivos de cuentas en Facebook y Twitter por la utilización de bots y perfiles falsos, el régimen nacionalista cambió las reglas del juego, obligando a sus empleados, la mayoría de ellos por contrato, a compartir información favorable al gobierno y contraatacar a los opositores en horario de oficina y hasta en tiempo libre con la amenaza de que los despedirán si no lo hacen.

 

Hasta su muerte en 2017, Hilda, graduada de ingeniera agrónoma en el Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico tras su paso por la universidad internacional El Zamorano y con una carrera de años en varios puestos del Estado hondureño, fue el pilar de la manipulación de información en la administración de JOH. Una de sus estrategias más conocidas es la controversial Marca País, que ha reclutado a reconocidos hondureños, como el científico Salvador Moncada, la presentadora Carmen Boquín y el diseñador Carlos Campos, para ser sus rostros de campaña.

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. Abordó el helicóptero FAH 905 en el aeropuerto Toncontín, en Tegucigalpa, la mañana del sábado 16 de diciembre de 2017. La acompañaban sus dos guardaespaldas designados por la presidencia hondureña, además de la tripulación compuesta por tres militares. Los seis ocupantes de la aeronave se dirigían al aeropuerto José Enrique Soto Cano, en la base militar estadounidense de Palmerola, en Comayagua.

Unas horas después, Hilda Hernández estaba muerta.

Alrededor de las tres de la tarde de ese día, el hermano de Hilda, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, confirmó que el helicóptero en que ella viajaba se había estrellado en un paraje boscoso en la reserva natural Yerbabuena, en Comayagua, al noroeste de la capital de Honduras. Poco antes, la Fuerza Aérea había perdido contacto con la nave. Según los medios, el último estado de WhatsApp de Hilda fue «No vivas para que tu presencia se note, sino para que tu falta se sienta».

Con la inesperada y extraña muerte de Hilda Hernández, ocurrida en medio de protestas, tomas de carreteras y quema de automóviles y furgones en todo Honduras por el supuesto fraude que permitió la reelección de su hermano menos de un mes antes, acabó con un “reinado” de varios años en el que ella se convirtió en el poder detrás del trono. La mujer a la que llamaban la “ministra sin cartera” estuvo durante más de tres años al frente del Ministerio de Comunicaciones y Estrategia, aunque la Constitución hondureña impide expresamente que familiares trabajen como ministros. 

Muchos creen que todo fue parte una trama bien montada por estrategas políticos para hacer creer a los hondureños que Hilda había muerto. Otros tienen la teoría de que la “ministra sin cartera” vive en un paraíso fiscal con los millones supuestamente extraídos de las arcas públicas. Marvin Ponce, asesor presidencial, dijo en octubre del 2019 que a la hermana del presidente la habían asesinado, pero no expresó quién lo hizo.

Hasta su muerte en 2017, Hilda, graduada de ingeniera agrónoma en el Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico tras su paso por la universidad internacional El Zamorano y con una carrera de años en varios puestos del Estado hondureño, fue el pilar de la manipulación de información en la administración de JOH. Una de sus estrategias más conocidas es la controversial Marca País, que ha reclutado a reconocidos hondureños, como el científico Salvador Moncada, la presentadora Carmen Boquín y el diseñador Carlos Campos, para ser sus rostros de campaña.

Detrás de Hilda y de Marca País hay, sin embargo, una compleja estructura armada por consultores sudamericanos. Uno de esos especialistas es el chileno Andrés Silva Wood, quien con su empresa Cyparis es la mano que mueve los hilos de Marca País y de muchas de las campañas del gobierno de Hernández.

“Les trabaja cuando se quiere despegar una campaña de desinformación contra una comunidad para dividirla. Los gestores de esto son la campaña que viene de la mano de la persona que creó Marca País. La compañía se presenta como capaz de desarticular este tipo de movimientos”, dice el experto en desinformación Aldo Salgado en entrevista para Sergio Bahr en su página Vivir en Xibalbá.

Después de la repentina muerte de “doña Hilda”, comenzó una serie de descubrimientos que acabarían con el cambio de la estrategia en comunicaciones, así como el despertar de un sector de la ciudadanía hondureña que considera que Juan Orlando es un “dictador” porque cambió la Constitución para perpetuarse en el poder y ganó las elecciones supuestamente con irregularidades contra Salvador Nasralla, líder en ese entonces de la Alianza de Oposición contra la Dictadura. 

Hilda manejaba la cuenta oficial en Twitter y Facebook de su hermano. Ella tomaba las decisiones en las reuniones con los estrategas políticos internacionales y revisaba cada uno de los comunicados que enviaban a los medios.

La premio Pulitzer y periodista estadounidense Sonia Nazario  escribió en el 2019 el reportaje Honduras: Pagar o Morir, publicado por The New York Times, ahí ofrece detalles de cómo Fernando Josué Suárez Ramírez ayudó a administrar varias fundaciones (Dibattista y Fundación todos somos Honduras) asociadas con la familia del presidente Hernández. En 2018, Suárez Ramírez se entregó a las autoridades hondureñas por el caso Pandora que fue investigado por una unidad especial del Ministerio Público con la cooperación de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción en Honduras (MACCIH).

“Suárez Ramírez llevaba el dinero a Hilda en efectivo en maletines o mochilas; eran tantos fajos que solía pesarlos en lugar de contarlos. El dinero sirvió para financiar eventos lujosos de campaña y un helicóptero para transportar a Juan Orlando. Un día, Suárez Ramírez asegura que firmó cheques para unos dos mil activistas del Partido Nacional, un donativo de 282,845 dólares. Hilda Hernández también tomó parte del botín: compró terrenos, ganado y departamentos en Miami antes de morir”, según el reportaje.

Una revisión de los documentos judiciales de NYT muestra un patrón claro, según el cual Hilda Hernández, quien era confidente cercana y copresidenta de la campaña, firmaba contratos con proveedores que luego, incluso el mismo día, se pagaban con cheques emitidos por las organizaciones sin fines de lucro implicadas. Otros involucrados en la trama declararon que recibían instrucciones de Hilda sobre cómo gastar el dinero, entre ellos una mujer que realizó transferencias electrónicas no reveladas previamente con fondos ilícitos a asesores de campaña extranjeros.

«Fernando era el hombre de confianza de Hilda», dijo a Univisión el abogado que representa a Suárez Ramírez, Omar Menjívar,  en una investigación realizada por el periodista Jeff Ernst.  «La plata que salía de estas fundaciones se la daba a Fernando y él se la llevaba a Hilda». Ella supuestamente pagaba a periodistas, dueños de medios, contratistas internacionales y otros expertos para que hicieran el “trabajo sucio” de crear noticias falsas, formar los grupos de respuesta y los bots a favor de Juan Orlando por medio de las campañas publicitarias en las redes sociales. Una fuente reveló a Reporteros de Investigación que estas sumas oscilan entre 10,000 y 40,000 dólares. 

Reportajes de investigación de NYT y Univisión sobre la corrupción en Honduras.

“Guerreando” desde Colombia y Honduras

El colombiano Luis Duque, estratega y discípulo del asesor político J.J. Rendón, dejó de trabajar 2017 con el venezolano para liderar un equipo desde Colombia y Honduras en la creación de contenidos y administración de las redes sociales, así como campañas del presidente Hernández y sus las páginas oficiales. Para Duque, su principal estrategia para ganar cualquier contienda es la guerra y sus principales tácticas son el cuento, la calle y el contraste. Él trabaja muy de cerca también con el presidente de la bancada nacionalista, David ChávezDuque estaría “guerreando” en Honduras, utilizando todas sus estrategias para la desinformación con el fin de mantener la popularidad del presidente, dijo una fuente a Reporteros de Investigación.

La revista C&E Campaigns & Elections en español entrevistó al estratega y le preguntó sobre Honduras. “Honduras ha sido de las mejores experiencias profesionales de mi carrera. A pesar de que venía hace algunos años trabajando con el presidente Juan Orlando Hernández y el Partido Nacional de Honduras, en el 2017 vivimos una campaña que me puso a prueba como consultor. Fue una campaña muy guerreada, recibíamos a diario golpes de los opositores, pero gracias a todo el equipo de trabajo que se tenía logramos la mayor satisfacción de un consultor político: ganar la elección. Hoy con orgullo digo que fue un honor trabajar con Juan Orlando, su equipo y su partido”, dijo.

“A la hora de comunicar un mensaje, ya sea en campaña o gobierno, es inevitable tener en cuenta la importancia de generar emociones mediante los contenidos”: Luis Duque.

“Se sabe cuando JOH escribe en Twitter por los errores ortográficos. Tampoco lo dejan que vea sus perfiles sociales”, manifestó la misma fuente, quien afirmó que hay un equipo de élite cercano al presidente acompañándolo en sus apariciones públicas, entre ellas una joven en Honduras que recibe las órdenes desde Colombia para hacer las publicaciones. Una de las tácticas del gobierno nacionalista para difundir información es obligar a sus empleados, la mayoría de ellos por contrato, a compartir noticias favorables al gobierno y contraatacar a los opositores por medio de desinformación como memes, videos y noticias falsas en horario de oficina y hasta en su tiempo libre con la amenaza de que los despedirán si no lo hacen.

 “Un policía militar se quejó de que hasta en sus horas de descanso lo obligan a crear perfiles falsos para infiltrarse en los grupos de la oposición y así saber qué estaban haciendo los amigos de Mel, Nasralla y la doctora Figueroa”, expresó una fuente. Reporteros de Investigación comprobó por varias vías que muchos jefes de ministerios, alcaldías y dependencias obligan a su recurso humano a comprar recargas de su propio salario para compartir la información oficial de sus líderes con la amenaza de ser despedidos. 

“La estrategia actual de los lugares que fabrican fake news en Honduras (dedicados y de colaboradores) es compartir mediante WhatsApp o mediante infiltrados a grupos para viralizar. Ya que sus páginas no tienen tantos seguidores y la gente identifica que los contenidos son cuentas falsas, son campañas fabricadas, pero si esas artes se suben en páginas con muchos seguidores de la oposición, se viraliza más que las noticias reales” dice experto.

 Eliminan cuentas falsas en Facebook y Twitter

Con el fin de aumentar la responsabilidad y transparencia de las páginas, Facebook desde 2019 permite ver el país de las personas que administran las páginas. En una publicación realizada en 2019 por Contracorriente, basándose en la investigación que realizó Tierra Catracha, se analiza cómo el Gobierno de Honduras contrata a empresas de publicidad extranjeras, en especial colombianas, para administrar sus perfiles sociales, como la página oficial de JOH y su esposa Ana, la Casa Presidencial de Honduras, el 911 Honduras, Copeco, Dirección Nacional de Parques, Honduras Actívate, Hospital Escuela Universitario, Instituto Hondureño de Turismo, Marca País, Partido Nacional de Honduras, Policía Nacional de Honduras, Secretaría de Desarrollo Económico, Secretaría de Gobernación Justicia y Descentralización, Secretaría de Seguridad, Secretaría de Salud, Aduanas de Honduras, entre otras. Después, estos perfiles cambiaron el origen de sus administradores al quedar en evidencia.

Administración desde Colombia y Honduras de páginas oficiales del gobierno antes de que Facebook abriera la transparencia de las páginas.

Iniciamos esta serie de investigación periodística “La fábrica de las noticias falsas en Honduras” revelando cómo el gobierno de Juan Orlando Hernández paga a empresas extranjeras y consultores de Colombia, Venezuela y Chile para crear campañas de desinformación con el fin de dividir a la oposición y a los líderes de su mismo partido para lograr mantenerse en el poder

¿bUSCA ALGO?

COLOQUE EL NOMBRE DEL ARTÍCULO

REPORTEROS DE INVESTIGACIÓN

Twitter Facebook Pinterest WhatsApp