Tegucigalpa, Honduras I Reporteros de InvestigaciónEn los últimos días ha obtenido miles de me gusta, retuits y mensajes compartidos en las redes sociales el hashtag #FuerzaHonduras, diseñado por el gobierno para desviar la atención pública de los supuestos actos de corrupción cometidos en el manejo de la crisis sanitaria, incluyendo la aparente compra sobrevalorada de insumos médicos y de siete hospitales móviles.

De los siete módulos, únicamente dos han llegado a Honduras en malas condiciones, como equipo de segunda, por lo que ni siquiera han comenzado a ser utilizados para atender a los enfermos de Covid-19.

LEA: ¿El Presidente de Honduras más popular que los BTS?

Ni el detergente ni el aceite quemado ni la tierra han borrado el grafiti “¿Dónde está el dinero?” pintado sobre el pavimento del céntrico bulevar Suyapa en Tegucigalpa, Honduras. Las cuadrillas municipales han usado todos esos materiales para debilitar el color de la pintura, pero al mismo tiempo lograron el efecto contrario al fortalecer la indignación de los hondureños que piden a gritos que el gobierno de Juan Orlando Hernández aclare cuál ha sido el destino de miles de millones de lempiras destinados a combatir la pandemia del coronavirus.

Lo que no consiguieron con detergente ni aceite quieren lograrlo con un hashtag.

Esta es una guerra que se libra en las calles y en las redes sociales, con mensajes escritos en Twitter o pintados en el cemento que ponen de correr a las autoridades, obligándolas a sacar a cuadrillas de trabajadores que serían más útiles tapando los miles de agujeros que en las calles de Tegucigalpa en lugar de estar raspando inútilmente el pavimento del bulevar Suyapa.

Crean campañas para dividir la opinión pública

#DóndeEstaElDinero y #FuerzaHonduras. Cada uno de los dos hashtags en disputa representa a un sector de la población.

Por un lado están los ciudadanos indignados que exigen que el gobierno de Juan Orlando rinda cuentas y aclare adónde ha ido a dar realmente el dinero destinado a manejar la crisis desatada por la pandemia del coronavirus, que hasta el momento ha dejado unos 47,000 contagiados y al menos 1,500 muertos. El CNA señala que al menos 90 millones de lempiras no se sabe dónde está su paradero.

Por otro lado están los grupos de poder que desean seguir saqueando al país sin pagar las consecuencias de sus actos de corrupción, dejando a su paso miles de millones de lempiras desviados para enriquecer a unos pocos en vez de cumplir su propósito original de beneficiar a la mayor parte de la población.

El hashtag #FuerzaHonduras es una estrategia de campaña diseñada por los cerebros de la propaganda detrás de la administración del presidente Juan Orlando Hernández, como el venezolano J. J. Rendón y su discípulo, el colombiano Luis Duque. El objetivo más visible de una campaña como esta es promover una visión optimista de la realidad nacional mediante la publicidad masiva de los “buenos actos” del Gobierno en pro de la ciudadanía.

MÁS: Empresa de Israel con artillería de mentiras y “fake news”

Para difundir estas campañas, el Gobierno invierte millones de dólares en la compra de “bots” y cuentas falsas que replican los contenidos. Además, funcionarios cercanos al poder, incluyendo alcaldes y sus subalternos, se encargan de impulsar en sus redes sociales los hashtags de los grupos de poder.

Tanto este hashtag como las docenas de noticias falsas que circulan por la red tienen como verdadero objetivo desviar la atención nacional e internacional de los graves problemas causados en el país por el saqueo de los fondos públicos, la ineptitud gubernamental y la corrupción galopante.

Para el experto español en ciberseguridad Aldo Salgado, la intención de campañas como #FuerzaHonduras es distraer a la opinión pública, además de desalentar a la ciudadanía, desprestigiar a la oposición y distorsionar los hechos.

Salgado opina que el mundo actual, con el acceso popular a internet, celulares baratos y redes sociales, es un campo fértil para la propagación de campañas de mentiras con propósitos políticos. Sin embargo, la ciudadanía no se ha educado para enfrentarse a la nueva realidad digital. Tienen la tecnología, pero no la formación.

Como dijo el pensador estadounidense Noam Chomsky,  “la manipulación mediática hace más daño que la bomba atómica porque destruye los cerebros”.

Claves para entender la manipulación mediática

1. Estalla el escándalo de las 250,000 pruebas para acallar el movimiento ¿Dónde está el dinero?

Las 250,000 pruebas médicas compradas en abril aparecieron dañadas en un almacén de la Secretaría de Salud. La ministra de Salud, Alba Flores, dijo a medios locales que por la pérdida “tiene que responder el ente que compró y transportó” las pruebas sin las condiciones requeridas de refrigeración.
Lo interesante de este caso según el monitoreo realizado es que el escándalo comienza a aparecer en Twitter el viernes 7 de agosto, pero las noticias aparecen en todos los medios desde el domingo 9 de agosto en la noche, más temprano que la creación del grafiti ¿Dónde está el dinero? por artistas anónimos en el bulevar Suyapa de Tegucigalpa.

Iniciamos esta serie de investigación periodística “La fábrica de las noticias falsas en Honduras” revelando cómo el gobierno de Juan Orlando Hernández paga a empresas extranjeras y consultores de Colombia, Venezuela y Chile para crear campañas de desinformación con el fin de dividir a la oposición y a los líderes de su mismo partido para lograr mantenerse en el poder

¿bUSCA ALGO?

COLOQUE EL NOMBRE DEL ARTÍCULO

REPORTEROS DE INVESTIGACIÓN

Twitter Facebook Pinterest WhatsApp