Olancho, es ancho para entrar, angosto para salir

Olancho es ancho para entrar, angosto para salir

 4/5

Diseño de Investigación: Sonia Godoy, Colombia; Thirzia Galeas, Wendy Funes, Honduras

|Investigación de campo: Thirzia Galeas | Wendy Funes,| Honduras | Gibrán Mena, México.

| Edición: Gibrán Mena,  DataCrítica|  

Redacción: Reporteros de Investigación, Honduras| DataCrítica, México

| Visualización de datos: DataCrítica

 

Este reportaje fue realizado con el apoyo de la Internacional Women’s Media Foundation (IWMF) como parte de su iniciativa Adelante en América Latina.

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de InvestigaciónAsí es un dicho sobre Olancho, el departamento más grande y más boscoso del país, es más grande que El Salvador. Acá se ubica el municipio de Patuca.

El candidato a la alcaldía de Patuca, por el partido opositor Libre, Miguel Navarro, vestido con botas que parecen de piel, exhalando un perfume que se percibe por varias horas en el aire, dio entrevista en su casa de dos plantas en Juticalpa, Olancho, porque Patuca es un lugar peligroso para hablar. No es una zona donde se puedan hacer entrevistas con libertad, no se sabe qué nexos pueden tener las personas entrevistadas.

Sinohydro financió la hidroeléctrica Patuca III. Al ambientalista Teruel y a su esposa los mataron mientras luchaban por la indemnización de las familias afectadas por este proyecto. Ocho días antes habían estado con Miguel Navarro, líder de la lucha ambiental por los daños que dejó Patuca III. “En esa reunión en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, su esposa y su cuñado, Marco Tulio Zavala, exigieron respuestas”.

Teruel y su esposa, habían sido indemnizados cuando los mataron, pero seguían exigiendo que la empresa china y el gobierno hondureño cumplieran sus promesas.

Un dictamen policial indica que su muerte ocurrió por supuesto “ajustes de cuentas”. El argumento que se repite en otros crímenes. Teruel era defensor de Derechos Humanos y laboraba en la pastoral Caritas.

El asesinato de los ambientalistas Teruel Zavala, ha generado temor porque llegaron de “noche a matarlos a su casa”, dijo Navarro. 

Las víctimas eran parte de la lucha ambiental que inició en 2010. Navarro lidera desde entonces el movimiento que en 2010 mantuvo una toma pacífica  en Casa Presidencial, en Tegucigalpa, a 191 kilómetros de Patuca. 

La toma terminó con la firma de un acta de compromiso para indemnizar a 400  familias afectadas por la construcción de la presa hidroeléctrica Patuca III.

Once años más tarde, de  400 familias, 350 fueron indemnizadas, 16 están en la calle y a 34 no les quieren pagar, pero hay destrucción de la vida silvestre e inundaciones provocadas por Patuca III, dijo Navarro.

Esta empresa prometió oportunidad de empleo, oportunidad de negocios que iban a subsidiar a familias para que permitieran los trabajos en la primera etapa, pero incumplieron.  

Con las tormentas ETA e IOTA se abrieron las compuertas para evitar afectaciones en su proyecto y las zonas vecinas que jamás se habían inundado, resultaron afectadas, según Navarro.

Tal cómo pasó en las zonas indígenas de la Paz donde Gladis Aurora López tiene permisos para represas hidroeléctricas, prometieron cosas que nunca cumplieron y que generaron división, conflicto y persecución contra líderes indígenas y ambientalistas.

 “Son terribles con el tema de las amenazas, los guardias de seguridad, la policía el ejército, detienen a los activistas por toque de queda, le dicen revoltosos” y también, cuenta Navarro, les criminalizan por ser luchadores sociales. 

Según la versión de Navarro, en represalias por su defensa ambiental, le armaron un caso por un tema de una violación, luego fue imputado por portación ilegal de armas mientras a otros de sus compañeros la Fiscalía los acusó por diferentes delitos, con diversas figuras penales (Criminalizados) con el objetivo de impedir su activismo en favor del medio ambiente.

Para él, Patuca es un río de los más ricos de  Honduras. “Hay comentarios de que sacan oro, hay compañías chinas con esa actividad en el río Patuca, lo que no se sabe es si tienen relación con la empresa china (Sinohydro) que está en Patuca III. Están sacando minerales como a unos 10 kilómetros abajo. Debe ser oro”.

Navarro dijo que no sabe si la transnacional china trabajó de la mano con los narcotraficantes Los Cachiros.  El 19 de marzo de 2019, la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad (Maccih) presentó el caso “Patuca III Colusión y Corrupción”. Acusó a personas ligadas a Los Cachiros.

“En este caso, las pruebas muestran cómo los acusados fueron parte de una red de corrupción que defraudó  al  Estado  de  Honduras  utilizando  a  la  Unidad  Especial  de  Proyectos  de  Energía Renovable  (UEPER) de la ENEE. El  fraude se producía al girar invitación para presentar ofertas para  el  equipamiento  de  la  Unidad  de  Viviendas  del  Campamento  Base  en  el  Proyecto Hidroeléctrico Patuca III a un determinado grupo de empresas que se encontraban relacionadas entre sí, asignando contratos millonarios sobrevalorados y obviando procedimiento. Este  es  un  caso  que  muestra  categóricas  irregularidades  en  el  proceso  de  adjudicación;  sobrevaloración de bienes objeto del contrato de suministro, en algunos casos en hasta en un  149% del valor que tenían en el mercado dichos bienes. Muestra también falsedad en la recepción  de bienes…”, informó la MACCIH.

Alcaldes de Olancho

No es el único tema donde la colusión política, empresarial y militar se ve claramente, también el Caso Luna López Vs. Honduras, con sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del 10 de octubre de 2013, menciona al ex yerno del expresidente del congreso nacional Rafael Pineda Ponce, ya fallecido. Su yerno era Jorge Chávez, enjuiciado por el crimen contra Luna, ocurrido en Olancho.

Pineda Ponce era de la corriente del expresidente Flores Facussé.

«Mediante nota de Prensa en el periódico El Heraldo de Honduras de fecha 7 de marzo de 1998 respecto de una denuncia realizada ante el juzgado seccional de letras por el señor Luna López el 6 de marzo, éste manifestó que “había sido amenazado de muerte luego de hacer públicas las irregularidades detectadas en el bosque de pino […] confirmó que fue amenazado de muerte por el empresario José Ángel Rosa, quién junto al diputado nacionalista Lincoln Figueroa, [eran] propietarios de la empresa Profofi, Productos Forestales Figueroa […]», dice la sentencia de la CorteIDH. Figuera en la actualidad es el alcalde de Catacamas, en Olancho, el municipio más grande de Honduras.

“La corte observa que durante las investigaciones desarrolladas, diversos testimonios señalaron la presunta participación del diputado Lincoln Figueroa en la muerte del señor Luna López… el 7 de marzo de 2000 el señor Lincoln Figueroa rindió su declaración y manifestó que lo querían incriminar a él para perjudicar su carrera política”.

«Por otra parte, diversos testigos señalaron que supuestamente el alcalde Salgado “había ofrecido diez mil lempiras [al señor Luna López] para que […] dejara de escarbar las picardías que se daban en la municipalidad” . Al respecto, el alcalde Salgado rindió declaraciones testimoniales el 10 de junio  y 17 de agosto de 1998, así como el 17 de febrero de 2000, en las cuales negó las acusaciones referidas».

Be the first to comment

Deja un comentario