200 periodistas despedidos en medio de presión presidencial originada en cobertura de Caso Tony Hernández

Esta no es una telenovela de Televisa, Netflix, Telemundo o Univision. No es La casa de las flores, Cuna de lobos o El señor de los cielos. Esta historia tiene drama, romance, peleas de poder, intrigas y todos los elementos de los melodramas de televisión; sin embargo, es real, cruel y absurda y pasa en Honduras.

El detonante del drama llegó con el despido de más de 200 profesionales que trabajan en los medios de comunicación hondureños, mientras otra cantidad aún indeterminada ha sido obligada a aceptar reducciones de salario, suspensiones, vacaciones forzadas o a firmar su propia renuncia. Además, muchos espacios informativos han sido cerrados, todo esto provocado por la pandemia del coronavirus durante al menos dos meses en el país.