La lucha de una mujer por la democracia: con voz y arte en las calles

Texto: José Manuel Serén | Fotografía: César Fuentes

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. Jessica Castillo se disfraza en las protestas contra las Zedes como si ella fuera Honduras, violentada, golpeada y ultrajada.

La mujer detrás del disfraz es profesora, luchadora social, administradora educativa, máster en administración de proyectos, defensora de Derechos Humanos (DD. HH.), escritora, artista y se autodefine como periodista independiente.

Nació en Tegucigalpa, Honduras, “en el seno de una familia que le inculcó principios y valores morales, éticos, cristianos, cívicos y le enseñó el valor del estudio, la familia, la patria y el trabajo”. Tuvo “una abuela espectacular María de los Santos, mis tías madrinas gemelas profesoras Alma y Alba Castillo” que fueron su segunda madre y la cuidaban, la guiaban celosamente. Ella es hija de la licenciada en letras y luchadora social, Silvia Castillo, y Agustín Rafael, abogado, escritor y periodista.

Reporteros de Investigación (RI): ¿De dónde nace la idea de luchar en esta patria Honduras?

Jessica Castillo (JC): Creo que no fue una idea, fue más bien un impulso, un sentimiento, una indignación, algo que viene de lo más profundo de mí que se llama sensibilidad social, empatía, sentir el dolor del otro que sufre, sentir coraje al ver tanta injusticia en nuestra sociedad, en cada lugar, en cada rincón.

Razón por la cual casi sin pensarlo me involucré y fui dirigente estudiantil desde el colegio en la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio (ENMPN).

Le decía a mi familia que tenía que ir a la biblioteca a hacer una investigación al colegio en jornada contraria y la hacía pero también activaba y pintaba mantas, hacía pasos de aula, hablaba en público y organizaba a los compañeros para salir a la manifestación por cualquier causa: aumento al combustible, el agua, la luz, solidaridad con algún sindicato, protestas contra el director, consejera y secretario, del colegio quiénes me llamaban a su oficina a cada rato por el altavoz,  para llamarme la atención…; yo nunca firmaba. Les decía que yo soy menor de edad (15-17 años); yo no sabía que eso era lucha social, solamente me dejaba llevar por mi razón y mi corazón. 

RI: ¿Cuál ha sido el trabajo interesante en ésta lucha y como lo ha manejado?

JC: Amo la lucha social, en las calles. En las calles está el verdadero poder del pueblo hondureño. En la lucha social me siento libre de expresar lo que pienso y siento, con mi arte, mis pancartas, dibujos, carteles, disfraces, poesía costumbrista, teatro, canciones y también como periodista independiente, acompañando al pueblo, siendo un poco su voz.

Mi lema: 

“Tú voz es mi voz, porque la voz del pueblo es la voz de Dios”

Luchamos por gran parte del pueblo hondureño que no puede por distintas razones y que no pueden expresar su voz.

Jessica Castillo durante una protesta.

RI: ¿Cuál ha sido el momento más difícil y como logró salir de este?

JC: En la lucha social, los momentos más difíciles fueron:

-Abuso de autoridad, desaparición y detención ilegal, fui presa política y sufrí represión siendo menor de edad por parte de la policía cuando era estudiante normalista.

– El asesinato de mi hermano, Tomás Enrique García Castillo, mártir de la Resistencia FNRP contra el maldito Golpe de Estado militar en Honduras, fue un golpe muy duro para mi madre, mi familia y para mí. En mi familia sólo había familiares fallecidos por enfermedad o edad y nunca jamás había sucedido un asesinato.

-Ver a mi madre sufrir cada día por la pérdida de mi hermano Tomás Enrique.

-Observar presos políticos y asesinados a muchos compañeros y compañeras.

– Las Represiones de la Policía Militar con gases lacrimógenos, bala viva en las protestas en las calles.

Salí adelante con la ayuda de Dios, la Virgen María, los santos y ángeles del cielo, en quien creo, con fuerza interior, el apoyo de mi familia, compañeros y amigos, organizaciones de DD. HH.

RI: En esta lucha ¿cuáles han sido los logros más importantes?

JC: Lo que más satisfacción me da es ser una luchadora social toda mi vida y jamás haber recibido dinero para ir a alguna causa, ser inspiración para los jóvenes, haber puesto mi granito de arena, que sea valorada y tomada en cuenta mi opinión, mis presentaciones, y formar parte como militante, como junta directiva o coordinación o amiga de diversas organizaciones sociales como ser Comité Nacional por la liberación de los presos políticos, Convergencia Contra el Continuismo, FNRP, URP, Movimiento Indignados, Movimiento contra las Zedes, Movimiento 1 de Mayo…

RI: ¿Cómo reacciona ante las inquietudes y …..

JC: Aún en la oposición hay gente que son oportunistas, infiltrados, cachurecos, inconscientes, tarifados y eso no se debe permitir porque a muchos nos ha costado mucho trabajo, sangre derramada, sudor y lágrimas y a otros, nada.

RI: ¿Ha recibido críticas de personas e incluso compañerxs por su lucha y convicciones y como lo ha manejado usted?

JC: Pienso que cada persona tiene derecho a la libertad de expresión y pensamiento y merece respeto.

Asimismo los mártires, mi madre y yo merezco respeto.

Cada quien puede emitir su opinión sobre algún asunto de la vida nacional y habrá diversos comentarios a favor o en contra.

Cada cabeza es un mundo.

No dejo que me afecten las críticas.

Yo sólo digo y hago lo que pienso y siento en mi corazón. Y lo más importante es que trato de ser leal a mí misma y a mis principios y valores.

La verdad duele y es incómoda para muchos, pero es preferible a la hipocresía.

Soy muy sincera, es mi mayor virtud.

RI: ¿Cómo se da un nuevo resurgimiento en Las Antorchas y con ello la exigencia de justicia de los mártires que es su principal enfoque?

JC: Las Antorchas o Indignados es un movimiento masivo que surge en 2015 a raíz del robo descarado al Instituto Hondureño de Inversión Social (IHSS); resurge a raíz de tanta injusticia, impunidad y corrupción del actual gobierno del régimen narco dictador asesino opresor, tirano de JOH. La exigencia de Justicia para mí hermano Tomás Enrique García Castillo mártir de la Resistencia FNRP, ha sido constante desde el primer momento de su asesinato, mi madre la Profesora y Licda Silvia Castillo Rivera y la familia hemos exigido investigación, justicia, cárcel y castigo para los asesinos de mi hermano Tomás y para los mártires del pueblo hondureño, así como libertad ya para los Presos Político, que son mis principales causas, así como la salud y educación, bases del desarrollo de la nación.

RI: ¿Estaría dispuesto a cambiar de país, si las situaciones de persecución la obligan por luchas como esta?

JC: No, yo amo mi país. Hay que seguir en la lucha aquí.

Y al igual que lo expresaba mi hermano Tomás Enrique, 

“La lucha es aquí”

“Yo amo a mi patria”

“No voy a hacer turismo revolucionario en el extranjero”

Me considero una hija de Dios primero, y de Lempira, Cabañas y Morazán.

Hago mías las palabras:

“Ni he de huir ni me falta valor para morir” Francisco Morazán.

Mi madre me dice que me cuide, que no quiere otro mártir en la familia, pero considero que estuvimos como puedo desmovilizados mucho tiempo y debemos seguir “en pié de lucha” para rescatar nuestra patria de este régimen vende patria que la tiene agonizando.

RI: ¿Cuál sería su satisfacción personal?

JC:  – Luchar para que mi país sea verdaderamente libre, soberana e independiente.

– Ver temblar la Dictadura.

– Ser testigo de la liberación de los Presos Politicos.

– Ser Periodista Independiente honrada y no tarifada, al servicio del Pueblo hondureño.

– Ser Voluntaria.

-Ser animadora, maestra de ceremonias, arengadora, ir de frente en cada movilización, portar la bandera de mi amada patria Honduras.

Be the first to comment

Deja un comentario