Religión y su influencia en el discurso mediático corporativo

Cuarta parte

Por Luis Hércules

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. A finales de los noventa, ambas religiones habían entendido la importancia de los medios de comunicación para llegar a la población. Fue así que en 1998, se transmitieron en el país, las primeras programaciones de Enlace TBN (cristiano evangélico), desde su sede en Chile y cobertura en América, Europa y Asia. El primero de mayo de 1999, se funda Suyapa TV, Canal 48, “El canal de la solidaridad”, y su director era el entonces Arzobispo de Tegucigalpa, Óscar Andrés Rodríguez. El primer canal de televisión meramente católico en el país y “ante la necesidad de contrarrestar la falta de valores esenciales en el ciudadano hondureño” (sic).

Como se mencionó, este análisis se enfoca en el impacto del discurso religioso a través de la Televisión. Para ello se debe reconocer que los medios ya existentes no estaban distanciados de tener una afiliación religiosa. La Corporación Televicentro que se fundó en 1987, e incluía a canal 5, el primer canal del país desde 1959, pero con cobertura únicamente en Tegucigalpa y Zona Norte en canal 9; Canal 3, Telesistema Hondureño, desde 1967-2016 y luego pasaría a llamarse Telesistema Informativo (TSI) y Telecadena 7/4, con cobertura en la Zona Norte, desde 1985. Y su propietario y fundador era Rafael Ferrari, perteneciente a una sólida tradición católica y desde sus medios impulsó las alboradas a la Virgen de Suyapa y a la Fundación Suyapa encargada del mantenimiento y restauración de la Basílica de Suyapa.

Los noticieros de dicha Corporación fueron por mucho tiempo las principales fuentes de información de la sociedad hondureña. Hasta que a finales de los noventas surgen nuevos medios informativos importantes como Canal 11 (1996) y Canal 6 (1997). 

Surgimiento de los medios informativos “cristianos” como herramienta política 

El 15 de enero de 2001, en Canal 11, iniciaba transmisiones el programa “Hable Como Habla”, dirigido por el periodista Eduardo Maldonado –de afiliación evangélica-. Después de pasar por Maya TV y Radio Globo, el 26 de agosto del 2010, lanzó su propio canal HCH. Un medio que combinó la religión evangélica con la noticia.

Para 2020, la religión evangélica o protestante alcanzó el 45% de la población y la católica disminuyó a 43%, y un 12% no sabía, no tenía u pertenecía a otra.

Los principales “Think Tanks” informativos del mundo en los últimos cinco años, provenían de Estados Unidos a través del Centro de Compromiso Global, dirigido por la periodista Lea Gabrielle quién tiene relación directa con la casa televisora “FOX News”; y la religión Evangélica se mostró en la administración del expresidente Donald Trump, como una herramienta política. A tal grado que influyentes pastores como Alex Jones, quién además dirige un programa denominado “Infowars”, que también combina el sensacionalismo religioso y la desinformación para transferir mensajes que moldean las voluntades a nivel político.

A nivel mundial existen muchas formas de “Think Tanks”, pero en el área informativa, abordaremos únicamente las que sirven de megáfono como los medios de comunicación. Y entre esas, la batalla mediática se enfrenta a la estructura Rusa de la “Rusia Today” (RT) y la proveniente de la República Popular China, la CGTN.

En Honduras, la Corporación Televicentro y HCH, son las referencias informativas de la opinión pública. Ambas transfieren su afiliación religiosa –que no carece de afiliación política ni ideológica- al tratamiento de las informaciones y se evidencian en el impacto que dicho tratamiento tiene en la población hondureña al moldear una sociedad uniforme en su pensamiento y sus estructuras y clases sociales.

Hoy en día, los medios, la prensa y los sectores con capacidad de influencia, siguen adoptando narrativas que se acoplan a sus realidades, pero sin ser propias.

Para estos días, las narrativas se han ido transformando como nunca en la historia de la humanidad gracias a un acceso a la información más abierto, pero ahora bajo el acecho y amenaza de los algoritmos que ya están “programando”; eligiendo parejas, amistades, enemigos y hasta presidentes.

Be the first to comment

Deja un comentario