Fiscalía de NY: Miguel Pastor permitió al Cartel de Sinaloa acceso a Puerto Cortés

1/2

“La razón por la que Honduras se ha convertido en un punto clave de transbordo para la cocaína con destino a Estados Unidos es clara: las organizaciones de narcotráfico han ganado un poder sin precedentes en Honduras con el apoyo y la participación directa de políticos de alto rango, incluido el acusado (Freddy Nájera)”, según la Fiscalía de NY.

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. Un escrito de la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, presentado ante la Corte del Distrito Sur, que contiene alegatos sobre el juicio contra el ex diputado Freddy Nájera acusado por tráfico de drogas, revela la forma en que políticos de Honduras habrían garantizado protección para traficar drogas desde Puerto Cortés.

«El acusado (Freddy Nájera) facilitó el tráfico de drogas a gran escala en Puerto Cortés. En 2012, miembros del Cartel de Sinaloa buscaron la ayuda del acusado para asegurar el acceso a Puerto Cortés, un importante puerto comercial en el departamento de Cortés de Honduras”, dice el escrito contenido en el “Case 1:15-cr-00378-PGG, Document 156″».

El escrito de la Fiscalía de NY

“En respuesta, el acusado presentó a los miembros del Cártel de Sinaloa a Fabio Lobo, hijo del entonces presidente hondureño Porfirio Lobo Sosa, y a un político hondureño llamado Miguel Pastor Mejía”.

Pastor Mejía fue enjuiciado en Honduras por la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad (Maccih) por el caso Narcopolítica.

La Maccih informó que esa investigación surgió “a partir de la declaración de Devis Leonel Rivera Maradiaga, hecha ante un juez de los Estados Unidos de América, donde manifiesta que entró en contacto en el año 2009 con el candidato del Partido Nacional José Porfirio Lobo Sosa, a quien le dio dinero para su campaña electoral y a la vez, éste le sugirió que a cambio formaran empresas a las cuales, una vez ganada la elección para ocupar la Presidencia de la República les pudieran dar contratos por parte del Estado”.   

“Para ese fin, una vez logrado el propósito de llegar a la Presidencia de la República, el señor Porfirio Lobo Sosa nombra en SOPTRAVI como secretario al señor Miguel Rodrigo Pastor Mejía;y como Director de Carreteras al señor Walter Noé Maldonado, quienes le otorgaron a la empresa INRIMAR, creada por el señor Devís Leonel Rivera Maradiaga21 contratos por un monto total de 68 millones, trescientos veintiséis mil, seiscientos noventa Lempiras (L.68,326,690.55), que aparentemente tenían como objetivo realizar obras en los departamentos de Olancho y Tocoa”, informó la Maccih.

Por su parte, la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York sostiene: “Durante el verano de 2012, el acusado (Nájera) se reunió en San Pedro Sula con Cesar Gastelum, Fabio Lobo, Pastor Mejía, CW-1 y CW-2, entre otros. (Durante la reunión, Fabio Lobo y Pastor Mejía acordaron brindar al Cártel de Sinaloa acceso sin trabas a Puerto Cortés para fines de narcotráfico a cambio de sobornos. Miembros del Cartel de Sinaloa sobornaron al acusado aproximadamente $ 100,000 en la reunión”.

“También sobornaron a Fabio Lobo y Pastor Mejía durante la reunión con aproximadamente $ 100,000 y $ 250,000, respectivamente. Durante la reunión, el Cartel de Sinaloa también acordó contribuir con aproximadamente $ 2 millones a la infructuosa campaña del Pastor Mejía a la presidencia de Honduras”.

”…entre 2012 y 2015, el Cartel de Sinaloa utilizó las conexiones del acusado para enviar a Estados Unidos 13,4 miles de kilogramos de cocaína (13 toneladas) con destino a Estados Unidos desde Colombia a Puerto Cortés”.

“El acusado también se dedicó al tráfico de armas. Aproximadamente en 2012, el acusado compró dos juegos de rol y cuatro granadas a un costo de $ 20,000 por juego de rol y $ 30,000 por granada; el Cartel de Sinaloa pagó las armas en nombre del acusado. Por esta época, el acusado también intentó vender 20 ametralladoras, incluidas AK-47 y AR-15, que envió en un avión desde su pista de aterrizaje a miembros de otra organización de narcotráfico en Venezuela”.

La pistas de droga en Catacamas, Olancho

«La relación del acusado con el Cártel de Sinaloa comenzó en una reunión en una de sus pistas de aterrizaje en 2008. Varios miembros de alto rango del Cártel de Sinaloa, incluido Jaime Gastelum Serrano, alias “Kio” y un testigo colaborador (“CW-1”), asistieron a la reunión. Jaime Gastelum y CW-1 estaban en Olancho representando a otro miembro de alto rango del Cártel de Sinaloa llamado César Gastelum Serrano. César Gastelum denunció al exlíder del Cartel, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, quien ahora cumple cadena perpetua luego de una condena en juicio en el Distrito Este de Nueva York», cita el escrito de la acusación penal.

Durante el juicio de Guzmán Loera, Gastelum fue identificado como el contacto del Cártel de Sinaloa, en Honduras.

Fiscalía menciona a más diputados implicados

“El acusado luego condujo a algunos miembros del grupo a una pista de aterrizaje cercana que el acusado le dijo y que había construido (la “pista de aterrizaje de Catacamas”). El acusado llevó a los hombres a la pista de aterrizaje en un camión que contenía un AK-47 en el asiento delantero cerca de él. Luego de inspeccionar la pista de aterrizaje, que estaba custodiada por hombres con pistolas y rifles, CW-1 le comunicó a Cesar Gastelum que el acusado estaba listo para recibir cocaína en la pista de Catacamas. Después de este viaje, alrededor de 2009, se envió al imputado en la pista de aterrizaje de Catacamas un cargamento aéreo de aproximadamente 1.000 kilogramos de cocaína. (Carné de identidad.). Aproximadamente a partir de 2009, el imputado y Mejía Duarte también comenzaron a participar en cargamentos de cocaína con miembros de la organización narcotraficante Cachiros. Los hermanos Maradiaga Rivera lideraron a los Cachiros y mantuvieron el control sobre el departamento de Colón y otras partes de Honduras, entre otras cosas, pagando sobornos al congresista Midence Oqueli Martínez Turcios y al congresista Oscar Nájera”.

Ambos políticos han negado públicamente que tengan alguna implicación. Consultado por RI mientras el equipo periodístico investigaba el crimen del jefe antidrogas, Julián Arístides Gonzálesel diputado Óscar Nájera declaró que lo confunden con otra persona que también lleva este mismo nombre.

“A mediados de 2011, el acusado se reunió con otro testigo colaborador (“CW-2”) y un narcotraficante llamado Guillermo Lozano frente a la casa de Lozano en San Pedro Sula, Honduras. Durante la reunión, que ocurrió dentro del vehículo que conducía el imputado ese día, el imputado manifestó, en sustancia y en parte, que (i) el imputado estaba molesto con Mejía Duarte porque creía que no estaba recibiendo una porción suficientemente grande de los ingresos de la droga”.

“El acusado tenía dos M16 y un chaleco antibalas en la parte trasera del vehículo. Aproximadamente a principios de 2012, el acusado viajó en helicóptero con CW-2 y el congresista hondureño Carmelo Vásquez, entre otros, para visitar un terreno en la frontera de Nicaragua y Honduras”, dice el escrito de la Fiscalía.

Be the first to comment

Deja un comentario