“El héroe asesino de extorsionadores”

Por Wendy Funes*

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. Un legendario héroe moral que asesina en nombre del pueblo y que aplica códigos de venganza. Un asesino justificado por el sufrimiento que causan los extorsionadores. Con esa caricatura mediatizada por los medios masivos, la opinión pública se distrae y termina convencida de que las víctimas merecían morir. 

La tira macabra no solo facilita el crimen sino que sensibiliza a la población para que aplauda los asesinatos múltiples a la luz de las cámaras de la prensa y lleva a la gente a pensar que “eso nunca me pasaría a mí”, solo les pasa a ellos.

Ningún crimen de Estado se comete sin ensayar un discurso justificante, cita el criminólogo Raúl Zaffaroni en su análisis sobre el Crimen de Estado como objeto de la Crimonología, que forma parte de la Biblioteca Virtual de la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuando los crímenes con saña son publicitados varias veces al día como una muerte basada en la extorsión, pareciera que empiezan a ser un valor positivo para la agobiada sociedad hondureña.

La extorsión es un delito protagónico que ha crecido en las últimas décadas en Honduras. Mientras las autoridades anuncian casi a diario la captura de extorsionadores de poca monta, jóvenes pobres de zonas urbanas, militares de tropa, policías de escalas inferiores, este ilícito sigue agobiando a los comerciantes sin que se detenga a sus autores intelectuales. La extorsión adquirió tales matices políticos que durante la pandemia de Covid 19, a través de medios masivos, los delincuentes desconocidos han dicho que no se cobrará el “impuesto de guerra” en solidaridad con el pueblo hondureño.

En ese contexto es que este 2021, el asesinato de presuntos extorsionadores, llevado a cabo con saña se ha mercadeado a través de medios masivos de comunicación de Honduras, con la justificación discursiva de un héroe moral. Las escenas del crimen se caracterizan por la saña exhibida en la vitrina de los medios masivos que publicitan el crimen sin entender bien la capacidad de los asesinos para operar con confianza al mismo tiempo en el norte, occidente y en la capital de Honduras, en el centro del territorio. Ver mapa:

Haga clic en los botones + y – para acercar o alejar el mapa. Si hace clic en cada punto verá el nombre de los lugares donde fallecieron las personas.

Los asesinatos han surgido solo unos días después de que la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York señalara que las Fuerzas Armadas, comandadas por el mandatario Juan Orlando Hernández, traficaron con drogas y protegieron a los grupos del narcotráfico que tenían más fuerza en el occidente, norte y centro de Honduras. Una casualidad.

Quizás sea por eso que analistas policiales-dijeron a RI- que atribuyen estos crímenes a la intención de actores armados del Estado de aterrorizar a la población. La etiqueta mediática de “encostalamiento” de personas en Honduras no es un tema nuevo, es solo un suceso que se pone en boga en determinadas temporadas como al inicio de 2021, por ejemplo. 

Una fuente policial en condición de retiro consideró que ha sido un modo de operar de órganos de inteligencia de las fuerzas armadas por el gobierno, ya sea que operan con armas estatales o desde las maras y pandillas.

Por su parte, el criminalista, Francisco Maradiaga, ex detective de investigación criminal de Honduras, consideró que estos hechos suelen ocurrir a inicios o finales de año, máxime en temporada electoral. Es necesaria una verdadera investigación científica porque los cadáveres tienen patrones, características similares, como el papel que utilizan, la letra, los plásticos, el tipo de nudos, amarres, lazos. Son acciones distractoras para que el pueblo se olvide de las acusaciones por narcotráfico del gobierno y de los órganos armados del país, analizó Maradiaga.

Como sea, con un análisis de datos de las escenas, es fácil interpretar que pareciera como si los errores ortográficos de los carteles fueron dibujados con cuidado y a propósito, el asesino tiene logística y poder de operar en diversos territorios del país y además de lograr que sus crímenes sean exhibidos sin que la prensa profundice tanto en las causas.

“No es de extrañar que los delincuentes se fascinen mirando la crónica insidiosa de episodios delictivos y leyendo en el diario las noticias policiales. Los delincuentes no se identifican como malos sino como héroes fuera de la ley que responden al prototipo de Robin Hodd”, cita Juan Pablo Mollo en su libro Psicoanálisis y Criminología, publicado en 2010, en México.

Aceptan su crimen ante la opinión pública y lo niegan ante la justicia

“El criminal que actúa por códigos está inmerso en una legalidad grupal por fuera de la convención social que lo ratifica en su delito. Esto explicaría por qué muchos delincuentes y criminales que no se hacen responsables de sus actos frente a las instancias judiciales –para evitar castigo social– sí lo hacen dentro de su grupo de pertenencia en el que, por ejemplo, un homicidio empieza a funcionar como un valor”, agrega Mollo.

La oenegé Cattrachas, dirigida por Indira Mendoza, formó un observatorio para monitorear crímenes contra la comunidad LGTBI. Por eso ante estas muertes ocurridas desde el inicio de año han estado reunidas analizando cada caso.

“Se está haciendo el monitoreo, todavía no desciframos a quién va el mensaje, son 16 víctimas. Esta cantidad de personas, asesinadas, ocurrió entre diciembre de 2020 (uno) y 15 en 2021. Los llevan al lugar, los colocan y como no tenemos acceso a la información, no sabemos de qué se trata. Se hace la investigación para determinar si hay personas LGTBI”, dijo Mendoza.

El discurso público

El criminólogo y vocero autorizado por la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), en San Pedro Sula, el subcomisario Christian Nolasco, respondió que en el “encostalamiento de cadáveres se está investigando con un equipo de la DPI.

Se hace una investigación con enfoques criminológicos, de marcas y patrones, hay datos de personas desaparecidas con el fin de conocer si están relacionados. “En investigación criminal se investigan los móviles y en criminología, los perfiles  de cada autor material y también se estudia a los posibles autores intelectuales”.

“Se tiene información de inteligencia que ante la crisis económica que dejó la pandemia, las estructuras criminales decidieron no cobrar extorsión y hay jefes criminales que al ver que sus órdenes no se cumplen entonces se supone que los jefes ordenan estas muertes”, manifestó el oficial.

“En las escenas han encontrado el mismo cartón, la misma letra, un mensaje parecido, algunos amarres se parecen, algunas víctimas estaban en posición fetal, algunos tienen golpes en su columna para acomodarlos, los cuerpos son torturados y es una muerte cruel que la hacen de manera lenta”, describió.

“Una persona que delinque también puede aprender modos de operación policial o militar. Hay personas que se entrenan viendo televisión y pueden cometer crímenes para despistar e imitar a las autoridades”, señaló el oficial Nolasco.

Mientras tanto, la investigación criminal avanza con lentitud porque días después de las muertes, las autoridades policiales se quejaron de que los reconocimientos y peritajes de la Dirección de Medicina Forense estaban retrasando la identificación de las personas fallecidas. 

De esta forma, además de la logística y acceso a recursos que exhiben en sus crímenes, los asesinos logran que sus resultados delictivos sean publicitados con amplia difusión al mismo tiempo que tienen la suerte de ser protegidos por la impunidad que garantiza la deficiencia de la investigación criminal.

Subcomisario Christian Nolasco.

*La autora es Periodista y criminóloga. Desde 2015 estudia la criminología mediática en Honduras

“El héroe asesino de extorsionadores” 09 hours ago

Por Wendy Funes* Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. Un legendario héroe moral que

Read More
Honduras en conferencia internacional sobre Criminología: femicidios, etnocidio, desplazamiento, desaparición forzada y seguridad de periodistas 12 hours ago

Ex presidente de la CorteIDH: indígenas sufrieron conductas de etnocidio. San Luis Potosí,

Read More
El dictador con un cerebro idéntico al de un reptil 08 hours ago

Psicopatología de una dictadura Análisis de la novela: EL SEÑOR PRESIDENTE, de Miguel

Read More
La vida orgánica de grupos invisibles de cuello blanco: un caso del IHSS 09 hours ago

Los delitos de cuello blanco deberían ser los mayormente discutidos y regulados, de

Read More