Dinero noruego en trama de cárcel, enfermedad y asesinatos

Cobertura | Redacción: Melissa Hernández

Investigación documental | Edición: Wendy Funes | Ilustraciones: Allan Mc Donald

Energía oscura

Choluteca, Honduras | Reporteros de Investigación. “La vida nos ha cambiado”, platica Onasis Gómez. Lo dice mientras el sopor cotidiano se siente con más intensidad en un mediodía del sur de Honduras y la reverberación genera ondas de calor en el aire cual si fueran olas transparentes de vapor que van y vienen y resecan la boca.

Y vaya que el sol de Choluteca ha cambiado vidas. A Onasis le ha dejado las penumbras de la cárcel, sequía y enfermedad. Quizás él no lo sabe y nunca llegue a saberlo, pero la luz solar a dos ejecutivos de las fotovoltaicas de Honduras, les alumbró la vida desde 2013.

A partir de ese año aparecen inscritos en el Registro Mercantil de Tegucigalpa. Pese a ser empresas novatas, con el apoyo de legisladores hondureños han obtenido contratos millonarios con el Estado.

Un ejemplo de la facilidad con que se aprobaron contratos está en el Acta No. 1 de 2015, del Congreso Nacional, escudriñada para esta investigación. Esta acta consigna cómo uno de los contratos se aprueba sin que se precisen las participaciones, dudas o críticas de diputados para examinar a profundidad uno de estos proyectos. La lista de decretos, hecha por burócratas del Poder Legislativo, se limita a consignar que se aprobó:

“DECRETO No. 7-2015.-     Del 11 de Febrero de 2015.  CONTRATO DE OPERACIÓN  PARA LA GENERACION, TRANSMISIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA, suscrito con el  Ingeniero José Antonio Galdámez Fuentes, en carácter de  Secretario de Estado en los Despachos de Energía Recursos Naturales, Ambiente, y Minas y el Ejecutivo de Negocios Ingeniero José Cecilio Cárcamo Murillo, interviniendo como Representante Legal  de la Sociedad Generación Renovable de Honduras, S. A. DE C.V., para operar la instalación del PROYECTO SOLAR HELIOS, ubicado en el Municipio de Choluteca,  Departamento de Choluteca, (GENERSA). PUBLICADO 09 DE DICIEMBRE 2015, GACETA No.33,904)” (sic).de

Los noruegos

El 27 de diciembre de 2019, los accionistas de Generaciones Energéticas (Genersa), mediante asamblea general extraordinaria nombraron como directivos de esta empresa a representantes de las marcas noruegas, Scatec Solar ASA y de KLP Norfund Investments AS se convirtieron en prestatarias de empresas nacionales conformadas para producir energía en Namasigüe, Choluteca y en todo el departamento.

Esta transacción fue de unos 25 millones de lempiras, las empresas involucradas fueron como prestamistas las noruegas mencionadas y las deudoras: Fotovoltaica Sureña, Generaciones Energéticas, Energías Solares S. A. y Fotovoltaica Los Prados y Foto Sol.

Las compañías noruegas entraron a la jugada pese a lo que  la prensa hondureña denominó “Dos personas, 6 empresas creadas en un momento oportuno”. Esa investigación advirtió que solo Liana María Bueso Majano y Jim Eloy Muñoz Gómez, fundaron en un mes seis empresas que cambiaron el destino de habitantes de Namasigüe, Choluteca.

“Estos individuos fundaron en agosto de 2013 catorce empresas de con la finalidad de generar energía solar. De estas, seis fueron beneficiados con contratos aprobados por el Congreso: Generaciones Energéticas (GENERSA), Llanos del Sur Fotovoltaica (LLANOSUR), Fotovoltaica Los Prados (LOPRASA), Energías Solares SA (ENERSOL), Fotovoltaica Sueña (FOTOSUR) y Foto Sol”, advirtió Revistazo

RI constató que Bueso Majano y Muñoz Gómez aparecen inscritos en el Registro Mercantil de Francisco Morazán, como empresarios de las fotovoltaicas y del otro lado está Onasis. Es uno de las 10 personas criminalizados por oponerse a esta iniciativa. Tiene medidas sustitutivas de cárcel por protestar y exigir protección medioambiental.

 

Cárcel muerte y guerra por el agua

Tal como pasa en otras zonas del país o como acontecía antes del asesinato de Berta Cáceres, la presencia de capital europeo en combinación con inversión criolla, ha generado división en campesinos que habitan la zona.

Onasis no es el único en esta situación, en el sector de ranchería una familia entera enfrenta un drama por defender la fuente de agua. Félix Pastrana es voluntario de la radio comunitaria Stereo Namasigüe. También está criminalizado. Su principal motivación es proteger el agua para consumo humano frente a la llegada del proyecto que la comunidad considera extractivista.

“Acá hay un ojo de agua que produce peces y camarones, muchas familias se alimentan de este lugar y al secarse, quedarían sin nada”.

Don Leonardo Amador reside en la comunidad de Prados 1. Para él la persecución y  amenazas a las que han estado sometidos ha valido la pena, puesto que en este lugar el proyecto está parado. “Hay satisfacción por que el principal logro es que ese proyecto de muerte no ha avanzado y con eso lo demás sale sobrando, seguiremos hasta heredar algo diferente a nuestros nietos”.

Amador lucha por heredar un entorno natural a sus descendientes, los inversionistas han anunciado que trabajan para el desarrollo económico del país y para cambiar la matriz de generación térmica por energía limpia.

La sociedad civil

La oenegé civil Centro de Estudios para la Democracia (Cespad) advirtió desde 2018 que el proyecto, en el que participan cinco empresas (Energías Solares S.A., Fotovoltaica Sureña, Generación Energética, Fotovoltaica Los Prados y Foto Sol, constituidas por Liana Bueso y Jim Eloy[2] y luego adquiridas por capital Noruego, Scatec Solar), consiste en el diseño, suministro, instalación y puesta en marcha de centrales de generación de energía solar fotovoltaica sobre una superficie total de 88.2 Hectáreas, cuyo costo asciende a US$ 102.02 millones[3]. Este proyecto es financiado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), en un 39.20% ($ 40.0 millones). El restante 60.8% es asumido por Scatec/Norfund”

“Un hecho importante en esta coyuntura de lucha territorial, fue el asesinato de Reynaldo Reyes Moreno, en el mes de noviembre del 2018. Moreno, quien fue líder comunitario de Prados 1, fue judicializado por sus labores de defensa territorial en el 2017. Según relatos de otros líderes, antes de su asesinato, fue coaccionado por la empresa a tal punto de llegar a una conciliación. Su asesinato no contó con un proceso de investigación profundo y riguroso, aunque la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA) expresó que el asesinato se debió a ajustes de cuentas[9]”.

Coyuntura desde los territorios | Namasigüe: un pueblo que está evidenciando el daño de los proyectos fotovoltaicos en el sur de Honduras

Denia Suyapa Castillo, en su condición de titular de la Red de Abogadas del Sur, informó que a las personas criminalizadas se les acusa de delitos, imputados para impedir las protestas y desde 2017 se presentó una acción de apelación que yace en los tribunales de alzada del país.

La abogada Castillo describió que hay diez 10 ambientalistas que deben presentarse a los juzgados a firmar una vez por mes, tampoco pueden salir del país y no se les  permite acercarse a los predios donde están ubicados los proyectos.

El municipio de Namasigüe está ubicado a unos 17.1 km de la ciudad de Choluteca.

Su economía ha dependido históricamente del cultivo de caña de azúcar, maicillo, cítricos, piña, soya, aguacate, tubérculos, ganadería y la industria de la alfarería.

En los últimos cuatro años este sector ha estado en conflicto debido a la implementación de proyectos extractivistas de plantas fotovoltaicas que amenazan con dejar sin agua a comunidades como Prados 1, Prados 2, Costa Azul, Guameru y Ranchería todo a causa de las hectáreas de árboles que tendrían que cortarse.

Desde el 4 de enero de 2016, las comunidades afectadas protestan. Comenzaron con una toma de las instalaciones, desde ese momento a la fecha fueron muchas los intentos de persuadir a la población de su derecho, principalmente, al agua. 

Los parques fotovoltaicos estarían frente a las casas de habitación, provocando una serie de conflictos, entre ellos la criminalización de 33 líderes y lideresas de la zona por parte de la empresa Energía Solar. De esos 33 ambientalistas, 22 llegaron a un acuerdo conciliatorio con la empresa que -según las protestas- está contaminando el medio ambiente robando poco a poco la vida.

El coordinador del Movimiento Ambientalista Social del Sur por la vida (Massvida), Germán Chirinos, consideró que la importancia de visibilizar esta realidad y sus consecuencias es que población sepa lo que ha significado esta lucha y el porqué de la misma.

Ver: Escritura capital Noruego

 

Be the first to comment

Deja un comentario