Soñar despiertos para transformar la realidad

Por: Carlos Méndez

La  vida nos cambió dramáticamente de la noche a la mañana con todos sus  sobresaltos y arrebatos tanto feos como bonitos. Feos como el bicho que tiene forma de corona y bonitos como los héroes y heroínas que defienden la vida con su propia existencia en los hospitales y otros sitios. Esto es planetario. 

El feo y mortal modelo capitalista neoliberal con que se ha venido rigiendo la dinámica en las relaciones de producción internacional, pasará   a un estado de transición, mientras se reacomoda un nuevo orden en que se pujará por clausurar las relaciones esclavizantes del homo sapiens, por un comunitarismo civilatorio internacional en donde la humanidad se conducirá hacia una nueva convivencia amorosa entre ella, la tierra y los demás seres vivos. 

En las relaciones entre países, se producirán más temprano que tarde, e integralmente,  el respeto, la bondad y la compasión. Estados Unidos y sus dueños, deja de ser la potencia arrogante como estúpida y hace un pacto universal  sobre  un alto a la tercera guerra mundial que ya la empezó hace rato de forma gradual y promueve el cambio climático; además, cancela toda intervención  política y militar,  en cualquier parte  del mundo.  China y Rusia también hacen un pacto por la defensa de la autodeterminación de los pueblos más “humillados de la tierra” y estos inician un desarrollo integral en todos los ámbitos de la vida con sus pueblos organizados, para convertirse  en países líderes en algunos rubros del conocimiento y la innovación tecnológica; a la par, impulsan y ejercen una mística activa por el respeto, promoción  y defensa de los Derechos humanos en todas sus generaciones que le competen, como normativa cotidiana.

Honduras, la de reír y llorar, como siempre, llega tarde a esta revolución mundial. Sin embargo,  hace lo propio desde ahora, pensando en los próximos 25 años. Posterior a la pandemia covid-19,  la tierra ultrajada por corruptos “pandoros” y narco políticos, se estrena a corto plazo con un gobierno de Coalición Nacional desde donde se  promueven transformaciones profundas  en todos los niveles, con sustancial  apoyo del pueblo  y con el respaldo  solidario y generoso de la comunidad internacional. Nos convertimos de pronto, aunque nos lleve un buen rato, en el pueblo alegre, admirado y respetado por propios y extraños.

Se aprueban leyes extraordinarias que serán el fundamento del nuevo Estado, como la cancelación de las Fuerzas Armadas. El presupuesto millonario que las sostenía impúdicamente, se transfiere a Educación, Salud pública y en sendos programas sociales para los más pobres y miserables. También se revierte ley que impulsaron los conservadores  para vender territorios e  impulsar las nefastas ciudades Modelos, mal llamadas Zedes. Los que redactaron y aprobaron esa ley son juzgados como traidores a la patria en la intensidad   con que también serán castigados judicialmente, todos los corruptos que  trastocaron la Ley fundamental de la Republica y que la  usaron para  una pérfida reelección presidencial. Se formaliza y ratifica derogación del vergonzoso código penal hecho por los corruptos impunes del Partido Nacional.   

Se impulsa una nueva ley de reforma agraria y forestal, saludables con el medio ambiente; se desarrollan proyectos novedosos  de agricultura urbana. 

Pero antes de todo esto, y para asegurar la plena gobernanza en paz y sin  sobresaltos, se establecen reglas obligatorias de respeto  a la gobernabilidad con respecto a los  cinco archimillonarios que han estado tras el poder de la Republica desde tiempos que la  memoria del  lector alcanza y cuyo poder fatídico les dio la facultad de poner y quitar Presidentes. Según la revista Forbes, citada por medios digitales, ellos son: 1.- Mohamad Yusuf Amdani Bai(paquistaní, naturalizado aquí y financista de la campaña de JOH) ,  2.-Camilo Atala Farah(banquero FICOHSA), 3.- Miguel Mauricio Facussé, 4.- Fredy Antonio Nasser Selman  y 5. Jorge Canahuati. Por último, como chascada, inclúyase a  Ricardo Maduro;  los  Rossental, con  Yanni, a la cabeza y que sobrevive a Don Jaime (que goza de la paz del Señor). Y si Ud. lo desea, puede insertar en esta lista al propio Juan Orlando porque con mucho sudor y sacrificio, a estas alturas del partido,  podría ser el  nuevo archimillonario. 

 Finalmente y para no cansarlos, se impulsa en el país, un movimiento de trabajadores de la cultura para materializar  una revolución cultural que recupera  valores humanos y cívicos del pueblo que servirán de insumos para re fundamentar una educación popular que restituirá en  la teoría y la práctica,  un nuevo concepto de patria, sobre  el ideal morazánico y de todos aquellos que soñaron y lucharon por la nación, como la quiso el propio Morazán, Cabañas, Dionisio de Herrera,Alfredo Landaverde, Berta Cáceres, Margarita Murillo etc. 

 

…Por todo lo anterior, hay que soñar despiertos para transformar la realidad que deseamos y/o queremos.