Honduras un país cinco estrellas, con gobernantes de quinta

Por: Brenda Montoya

A lo largo de mi vida -más de medio siglo- he visto que todos los gobernantes de turno “ meten las uñas” pero ningunos como el flamante partido nacional; estos tipejos en una entrega de premios con seguridad se llevan un Óscar de los más corruptos y delincuentes. 

Este pueblo acostumbrado a los cantos de sirenas, que nos regalan a granel los políticos para conquistarnos a cambio de un voto electoral, un pueblo que se conforma con escuchar promesas que luego aun con todo el derecho para exigir, son incapaces de reclamar que se cumplan. Acostumbrados a flexionar el codo para pedir un mendrugo de pan aunque éste ya haya caducado y tenga hongos.

MUCHAS VECES ME HE PREGUNTADO-: ¿Por qué los hondureños somos seres tan acomodados, permisivos y displicentes? Pero sobre todo irreverentes con nuestra familia, nuestros hijos , nuestros nietos ¿Qué le vamos a heredar a nuestros descendientes si es que antes no los mata la pandemia, o el hambre? ¿Acaso no nos importa ? permitimos que saqueen el erario público frente a nuestras narices y no hacemos nada, algunos talvez sí piensan y quizás lleguen a decir algunas palabras condenatorias, otros se lamentarán no tener “poder” para hacer pagar a los causantes de nuestros padecimientos, y la gran mayoría se sentirán conformes con creer que en es parte del mundo y que lo que ocurre es normal. 

Con seguridad y como reza una frase célebre :..”LOS PUEBLOS TIENEN LOS GOBIERNOS QUE SE MERECEN” PERO… realmente ¿nos merecemos vivir rodeados de ladrones, de narcotraficantes, del crimen organizado? donde a la vista y paciencia de todos hay leyes pero que solo se aplican a los que caminan con los pies descalzos, donde los sinvergüenzas no se preocupan en cometer delitos y crímenes porque saben que mientras estén formando parte del engranaje de poder estarán “protegidos” porque si les tocara “desembuchar” sería un efecto dominó escandaloso que salpicaría hasta el más “noble y honesto” ciudadano de origen noble.- En mi país cinco estrellas habitan magos azules, los más ingeniosos del planeta capaces de hacer desaparecer las cantidades más ostentosas de dinero, barcos llenos de frijoles, helicópteros, aviones, y de transformar actas de votación con sumas adecuadas a sus presunciones, capaces de idear las leyes más descabelladas que los protejan de sus corrupciones y todo delincuente que se asemeje a ellos. Honduras un país cinco estrellas donde sus habitantes no solo los mata la Covid19 sino que también la corrupción, el narcotráfico y la desidia de los ciudadanos honrados que son muchos, pero cobardes, temerosos y acomodados que solo heredarán a su descendencia un país, pero ya sin las cinco estrellas… porque esas, se las robaron los “magos azules”

Julio 2020 Tegucigalpa M,D,C, Honduras C.A Brenda