Asesinan a ex diputado del caso AK-47 con diamantes que sería del presidente de Honduras y hay otros funcionarios asesinados

Categorías

Tegucigalpa, Honduras | Reporteros de Investigación. Al resplandeciente brillo del  fusil  AK- 47, bañado en oro y con diamantes,  con el logotipo de Versace, lo opaca la oscuridad de una estela de muertes, presos y fugitivos cuyos destinos han ido coincidiendo con el caso.

Anoche fue asesinado el diputado Hugo Pinto. Durante el decomiso del fusil, bañado en oro, se encontraron papeles que ligaban a Hugo Pinto a esta escena. El exdiputado Pinto fue asesinado la noche de este sábado 16 de mayo.  La Fiscal que comandó ese operativo, Marlene Banegas fue asesinada un año  después de esta operación, junto a la fiscal Olga Eufragio.

 

 

 

Por el asesinato de Banegas era enjuiciado Alexander Mendoza, alias Porky, líder de la Mara Salvatrucha (MS) que escapó de una cárcel de Honduras con complicidad militar en marzo de este año. El paradero del marero, es un enigma.

Vea: Pacto entre MS y el Gobierno 

El fusil con oro tenía un paradero secreto dos años después de que Juan Orlando Hernández tomara posesión como presidente de  Honduras.  Versace dice en el fusil decomisado en 2013, como si fuera un sello, la narcolibreta de Magdaleno Meza, detenido en 2018 y asesinado en prisión en octubre de 2019, identificó a Versace como Casa Presidencial.  

La reluciente arma dorada era parte de un arsenal que había sido decomisado en un operativo al mando del  comisionado Leonel Sauceda, ahora en una prisión de Honduras por supuesto lavado de activos; del comisario Carlos José Zavala Velásquez, condenado en Nueva York  por narcotráfico y el director policial era el comisionado, Juan Carlos Bonilla, en la actualidad acusado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York como coconspirador en narcotráfico y tráfico de armas. El paradero de Bonilla es otro enigma.

Hugo Pinto

El allanamiento se llevó a cabo en Choloma el 5 de enero de 2013 en una vivienda de Héctor Emilio Fernández, alias “Don H”, condenado por narcotráfico en Estados Unidos.

Un informe policial, cuya copia está en poder de Reporteros de Investigación, enviado por Zavala Velásquez a la fiscal Especial contra el Crimen Organizado en San Pedro Sula, al norte de Honduras, Nereida Maradiaga, menciona que en la propiedad de “Don H” se encontró un recibo de la tesorería de la municipalidad de El Paraíso, Copán, a nombre de Hugo Pinto.

En ese tiempo, el alcalde era Hugo Alexander Ardón, uno de los principales testigos que mencionó a Juan Orlando Hernández en Copán. El mandatario hondureño ha dicho que se trata de una venganza de Ardón, por su lucha contra el narcotráfico.

Vea: En reunion de Narcos: «transporte de drogas a Estados Unidos garantizado con elección de Mauricio Oliva como presidente del Congreso Nacional de Honduras»

A Hugo Pinto se le menciona en el juicio 1:15-cr-00174-LGS que contiene la causa contra Héctor Emilio Fonseca. En el juicio de Fonseca se enlistan más asesinatos, traiciones, sobornos al expresidente Profirio Lobo, ex congresistas de Honduras, incluido el hermano de Hernández y a policías y militares.

Un escrito en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, con registro -v.- 12 Cr. 894, presentado en el caso de  Héctor Emilio Fernández Rosa, cita que “llevó hacia Estados Unidos aproximadamente 153 toneladas de cocaína a este país entre 1998 y 2014. Durante dos de esos años, entre 2008 y 2010, también ayudó a llevar aproximadamente 20 toneladas de efedrina a Honduras para ser utilizadas en una empresa conjunta de producción de metanfetamina con alta tenientes de rango de Joaquín Guzmán, a / k / a “El Chapo”, en el Cartel de Sinaloa”.

Otro diputado asesinado

“Para lograr estos asombrosos niveles de distribución de drogas, el acusado sobornó a políticos, policías y oficiales militares. También causó al menos aproximadamente 19 asesinatos, incluido el asesinato en noviembre de 2008 del congresista hondureño (y ex conspirador) Mario Fernando Hernández Bonilla”.

“A fines de la década de 1990, varios cárteles de la droga que operaban en Honduras comenzaron a trabajar en concierto con políticos, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y personal militar para recibir grandes cargamentos de cocaína, producido en Colombia, enviado al norte desde Venezuela por rutas aéreas y marítimas, y llegó a Honduras en la costa atlántica o por tierra a través de Nicaragua. Varios factores exacerbaron esta tendencia y llevaron a Honduras a convertirse en uno de los principales puntos de transbordo en el mundo para la cocaína que se produce en América del Sur y se importa a los Estados Unidos. En aproximadamente 1997, Colombia reanudó la extradición de ciudadanos colombianos a los Estados Unidos para enfrentar cargos de narcotráfico. Como resultado, los narcotraficantes en América del Sur comenzaron a enviar drogas “a través del corredor centroamericano”, en lugar de atravesar el Caribe hacia el sur de Florida, para “retirarse de su papel en llevar la cocaína al país”.

“…La primera extradición de este tipo no ocurrió hasta mayo de 2014, cuando Honduras extraditó a Carlos Arnoldo Lobo, a / k / a “Negro”, para enfrentar cargos de importación de cocaína en el Distrito Sur de Florida. El acusado fue extraditado por Honduras solo cinco meses más tarde. Sin embargo, antes de su detención, el acusado y otros traficantes hondureños prosperaron. Ganaron millones de dólares y se infiltraron en instituciones hondureñas en todos los niveles del gobierno mediante el ingreso de las ganancias de las drogas en campañas políticas relacionadas con la presidencia hondureña, Aproximadamente en 2009, en la época de un golpe de estado que obligó al Oficial-1 a dejar el cargo, los líderes de una organización de narcotraficantes hondureña conocida como los Cachiros, que más tarde se alinearon con el acusado para participar tanto en envíos de drogas como en asesinatos $ 500,000 en ganancias de drogas para apoyar la campaña del entonces congresista que se convirtió en presidente en 2009. Además de usar las ganancias de drogas para sobornar a presidentes y otros funcionarios de alto rango, los traficantes hondureños como el acusado obtuvieron más protección contra la interferencia oficial y facilitaron el paso seguro a través de Honduras de sus envíos masivos de cocaína, sobornando a otros funcionarios públicos, policías y personal militar para que accedan a información sobre investigaciones en curso, puntos de control militares y policiales e interdicciones de narcóticos planificadas”.

Narcodiputados

“Por lo tanto, “[g] las instituciones gubernamentales estaban sujetas a corrupción e influencia política, y algunos funcionarios 6 Ver, por ejemplo, Estados Unidos v. Najera Montoya, 15 Cr. 378 (PGG) (ex congresista hondureño que enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 40 años” prisión después de declararse culpable sin un acuerdo de culpabilidad de conspirar para importar cocaína y delitos relacionados con armas); Estados Unidos v. Zelaya Romero, et al., 15 Cr. 174 (LGS) (siete ex miembros de la Policía Nacional de Honduras se declararon culpables de conspirar para importar cocaína); Estados Unidos v. Rosenthal, et. al., 13 Cr. 413 (JGK) (ex congresista hondureño y candidato presidencial, y ex congresista hondureño y funcionario del gabinete, ambos se declararon culpables de cargos de lavado de dinero); Estados Estados v. Turcios Martínez, 18 Cr. 499 (LAK) (ex congresista hondureño acusado de conspirar para importar cocaína y delitos relacionados con armas); Estados Unidos v. Urbina Soto, et al., 18 Cr. 497 (DLC) (ex hondureño alcalde y otros acusados de estafa espionaje para importar cocaína y delitos relacionados con armas); Estados Unidos v. Ardon Soriano..”.

E”l principal entre los conspiradores de efedrina del acusado fue César Gastelum Serrano, quien fue un teniente clave de Joaquín El Chapo Guzmán, conocido como “El Chapo” y “uno de los proveedores de cocaína más prolíficos para el Cartel de Sinaloa de México”. En 2008, el acusado requirió apoyo político hondureño de alto nivel para actuar como un socio suficientemente confiable para Chapo y Gastelum Serrano, por lo que también pagó sobornos adicionales a Mario Fernando Hernández Bonilla, un conspirador de distribución de cocaína y congresista hondureño que pretende representar al pueblo de Cortés”.

“Hernández Bonilla, a su vez, ayudó al acusado a pagar sobornos a los funcionarios de aduanas de Puerto Cortés para limpiar los contenedores de envío completos llenos del precursor químico ilícito a través de la instalación. Los pagos del acusado a Hernández Bonilla se detuvieron, como se discute a continuación, cuando el acusado eligió asesinar a Hernández Bonilla en noviembre de 2008. Sin embargo, el asesinato no frenó el flujo constante de carga ilegal de drogas del acusado hacia Puerto Cortés. El acusado ayudó a llevar a Honduras numerosos contenedores de efedrina, con un peso agregado aproximado de 20 toneladas, durante el período de dos años entre 2008 y 2010”.

“El acusado fue responsable de pagar sobornos al personal militar y policial hondureño que actuó bajo su dirección para proteger los envíos de drogas”, cita la acusación.

Sobre reporterosdeinvestigacióncom 898 Artículos
Somos el primer medio dedicado completamente a la investigación periodística en Honduras. En Reporteros de Investigación (RI) queremos servir a nuestro país y por eso trabajamos con honestidad para cambiar la manera en que se ha hecho periodismo. Somos un equipo de periodistas íntegros y con buenas intenciones que se esfuerzan por mejorar cada día por hacer un ejercicio honesto, útil para la vida cotidiana y la toma de decisiones de las y los hondureños, trabajamos por sacar a luz información que el poder pretende ocultar. Existimos desde 2017.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario