Auto de prisión: Políticos libres